EntrevistasIndustrias de la SaludSalud del Adulto Mayor
Tendencia

Misión: abatir el problema de ceguera en México

Entrevista al doctor Marco Antonio Cantero Vergara

Perfil-Es / Salud

Dr. Marco Antonio Cantero, médico militar y oftalmólogo.
  • En el marco del “Día Mundial de la Visión” debemos concientizar a la población de que es necesario acudir al oftalmólogo de manera recurrente y checar con regularidad la salud visual para tratar de evitar algunas enfermedades que pueden ocasionar ceguera. Creo que ese es el objetivo principal de celebrar este día que se celebra cada 14 de octubre.
  • En la actualidad, en el país existen entre 5,000 y 6,000 oftalmólogos graduados. La SMO conjunta a la mayoría de todos ellos, lo que es una cantidad insuficiente para una población de 130 millones de mexicanos.
  • La mejor medicina es la preventiva, más que la correctiva. Ese es el objetivo del “Día Mundial de la Visión”. Darle a conocer a la población que es preciso hacer todo lo necesario para tener una buena salud visual”.

Jorge Arturo Castillo

“La población mexicana tiene un gran reto porque las principales causas de ceguera en el mundo son las secuelas oculares ocasionadas por diabetes, el glaucoma y las cataratas. Esos tres padecimientos engloban la mayor cantidad o el mayor porcentaje de casos de ceguera. Y un dato fuerte: se calcula que entre el 10 y el 20% de los mexicanos padecen diabetes, aunque muchos no lo saben”, expresa en entrevista con Mundo Farma el doctor Marco Antonio Cantero Vergara, médico egresado de la Escuela Médico Militar (EMM).

En la actualidad, después de 35 años de trabajo en el ejército, es teniente coronel en situación de retiro. Es oftalmólogo la realizó también en la EMM. Cuenta con una alta especialidad en microcirugía del segmento anterior del ojo. Hoy en día se dedica a la práctica privada y es el tesorero de la Sociedad Mexicana de Oftalmología (SMO). Ejerce desde 1991 y como oftalmólogo desde 1998.

“La población debe saber que es de suma relevancia el cuidado de sus ojos para tratar de prevenir algunas enfermedades que ocasionan ceguera. Y hay datos muy fuertes, como que entre 80 y 90% de los problemas que generan ceguera pueden ser prevenibles o curables”, añade el especialista, quien tiene su consulta privada en Avenida Lomas Verdes No. 58, frente al Parque Naucalli, Santa Cruz Acatlán, Naucalpan, Estado de México.

La mayor parte de los paciente diabéticos tendrá algún daño visual

Y es que como todos sabemos, la cantidad de diabéticos que hay ahora en México y el mundo es brutal, por decir lo menos. “A lo largo del tiempo, en 20 años, el 90% de los pacientes diabéticos tendrán algún daño visual. De los pacientes diabéticos tipo 2, el 60% tendrá a los 20 años un daño visual y eso solo es de la parte de diabetes”, aclara el especialista.

Por otro lado, el glaucoma en México, se estima que más de millón y medio de personas tienen dicha enfermedad, que es la principal causa de ceguera no curable, irreversible. Y se estima que entre 70 y 80% de esas personas no saben que tienen glaucoma.

La tercera causa es la catarata, que es una enfermedad de la edad que ocasiona ceguera curable. “Es la principal causa de ceguera curable, y alrededor de 50% de las personas de más de 60 años tendrán algún grado de cataratas. En la actualidad, en México el último reporte que publicó la Secretaría de Salud (Ssa) indica que hay más de tres millones de mexicanos con cataratas que les ocasiona ceguera.

México tiene un gran reto de salud visual

Solo con esas tres enfermedades de la vista el panorama no es nada halagüeño, dice Cantero Vergara. “No hablemos ya de enfermedades como los errores de refracción no corregidos, como la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo, el ojo seco, que generan síntomas oculares que no llevan a la catarata en la mayoría de los casos. Creo que la población mexicana tiene un gran reto de salud visual”.

El doctor afirma que en México se hacen muchos esfuerzos importantes por saber cómo está la salud. “Nos hace falta poner un poco más de empeño, pero ya se empiezan a tener algunos datos fuertes y sólidos de cuentas de instituciones”.

Sobre la magnitud de las prevalencias de enfermedades de la vista, el oftalmólogo militar destaca que, sin duda, “esto se va convertirá en un problema de salud pública. Sin duda, yo creo que no existe en el mundo algún país que pueda atacar algo tan grande. En México se hacen muy buenos esfuerzos, los oftalmólogos trabajan muy fuerte y en las instituciones de salud tratan también de abatir esto. Pero creo que lo importante es hacer campañas o celebrar fechas como el “Día Mundial de la Visión” para concientizar a las personas de que acudan con el oftalmólogo para revisarse y actuar en consecuencia”.

Lo primero, acudir a revisión periódica

Existen muchos padecimientos que los pacientes no saben que los tienen, como por ejemplo el glaucoma o la diabetes, y además, cuando se dan cuenta ya es demasiado tarde. El pilar para lograr esto es influir en la población y concientizarla para que acuda a revisión con un experto.

Sobre la parte de educación, el galeno describe que en muchas instituciones existen programas de educación médica continua que versan sobre estos temas muy importantes. “Hoy es más común que tengamos pacientes referidos por médicos generales o de primer nivel que nos refieren pacientes para revisión de fondo de ojo, sobre todo por la diabetes. Entonces, sí se trabaja en eso de manera permanente”.

Cantero Vergara explica que la diabetes es una enfermedad que afecta a toda la economía del sistema humano y los ojos no escapan de ello. Es uno de sus órganos blancos, de tal manera que la diabetes se ha convertido en la principal causa de ceguera irreversible y afecta el ojo de muchas formas: genera ojo seco, genera cataratas… Pero la relevancia principal está en cómo afecta la retina; ocasiona lo que se conoce como retinopatía diabética y el problema de esto es que conduce a la ceguera irremediable si es que no se trata de manera oportuna.

Lo más importante, el control metabólico

Hoy existen muchas terapéuticas para tratar de controlar ese problema, pero para evaluar la retinopatía diabética, es absolutamente necesario que el paciente sea revisado y evaluado por un experto en oftalmología. Es decir, hay que revisar el fondo de ojo y ver el estado que guarda la retina del paciente diabético para proponer un tratamiento.

A un paciente diabético, aclara, se le puede tratar el ojo dándole láser de fotocoagulación, al aplicarle antiangiogénicos; ver cómo está su refracción, pero lo más importante en eso es el control metabólico que el paciente guarde de su diabetes, porque por lo regular hay daños a nivel renal, vascular, ocular. Lo importante en estos pacientes es la educación, para que tengan un control apropiado de su problema metabólico.

Acerca de por qué México es el segundo país con mayor prevalencia de diabetes en el mundo, el doctor Cantero Vergara indica que una de ellas es una cuestión genética: “ Por raza ya estamos predispuestos a padecer un poco más de diabetes. Y, la otra, es el estilo de vida. Por desgracia, a los mexicanos nos gusta comer sabroso, comemos rico y somos gorditos”.

Y recalca que la obesidad va amarrada con la diabetes. Entonces, tanto el estilo de vida, los hábitos alimenticios, como la carga genética son los principales factores que hacen que no ocupemos tan deshonroso el lugar.

Muchos pacientes no saben que tienen glaucoma

El galeno argumenta: “Creo que se hacen esfuerzos para que la población cambie y se concientice. Por ejemplo, cada noviembre, en el “Día Mundial de la Diabetes”, se organizan caminatas y un sinfín de actividades para visibilizar este tema; los oftalmólogos nos juntamos para dar incluso consultas gratuitas a algunos diabéticos para tratar de apoyarlos. Considero que todos los esfuerzos que se hagan son buenos, pero siempre serán insuficientes porque es un problema de salud pública y es algo endémico, por desgracia”.

Por otro lado, el glaucoma es una enfermedad que afecta al ojo, repercute en un millón y medio de mexicanos, más o menos; el 80 por ciento de ellos, ni siquiera saben que tienen glaucoma y es importante recordar que no es una enfermedad como tal, sino un conjunto de enfermedades que afectan al globo ocular, sobre todo al nervio óptico, de tal modo que se asocian al aumento de la presión del ojo y eso hace que el paciente pierda de manera gradual la visión periférica.

Muchos pacientes no se dan cuenta que tienen glaucoma hasta que no acuden al médico. “Cuando acuden al oftalmólogo, evaluamos los campos visuales de cómo está su visión periférica, les tomamos la presión para ver qué estado guarda su presión ocular y evaluamos las características que tiene el nervio óptico. Al hacer todo eso, podemos determinar si el paciente tiene o no el glaucoma”.

Una enfermedad incurable, pero controlable

El glaucoma es una enfermedad que no se cura, se controla; y si no se controla de forma apropiada, nos lleva a la ceguera irremediable. Pero si se controla de manera adecuada, se puede lograr que esa ceguera tarde muchos años en llegar.

La recomendación principal es que si un paciente tiene más de 40 años acuda al oftalmólogo para ser evaluado y explorado, para ver si tiene o no glaucoma, sobre todo si tiene antecedentes familiares de glaucoma. Es preciso recordar que es asintomático, silencioso y ocasiona pérdida de la visión de forma irreversible; y la mejor manera de diagnosticarlo es acudir al médico para que lo busque en específico, sobre todo si existen algunos antecedentes familiares de padecerlo.

En el ojo hay un incremento de la presión arterial y eso afecta al nervio óptico; digamos que lo comprime, y al comprimirlo, las fibras nerviosas se ven afectadas y eso repercute en el campo visual. “Es como la diabetes, un asesino silencioso. El paciente va por la vida y no se da cuenta de que lo tiene hasta que el problema ya tiene tintes catastróficos”.

Para una población de casi 130 millones de mexicanos, contar con alrededor de entre 5,000 y 6,000 oftalmólogos es una cantidad insuficiente. “En realidad deberíamos haber más oftalmólogos, pero hay que también incentivar a los médicos jóvenes para que se animen a ingresar y hacer oftalmología”.

¿Qué es lo que sucede con la catarata?

Hay una opacificación de un lente que tenemos dentro del ojo, el cual debe ser transparente, que recibe justo el nombre de cristalino por su transparencia. Con la edad y algunas enfermedades que la personas padecen, además de traumas ocasionales, ese cristalino se opaca de forma paulatina. “A ese fenómeno se le conoce como catarata, y a todos nos va a dar, solo hay que vivir el tiempo suficiente para que nos dé, hablando en específico de catarata asociada a la edad. ¿Por qué a unos antes y a otros después? ¿por qué es asincrónico? La realidad se desconoce, pero es muy seguro que el abuelito de 90 años tenga algún grado de catarata”.

Cantero Vergara comparte: “Yo le digo a mis pacientes que las cataratas son como las canas a los cabellos, a todos les van a salir. Las cataratas se corrigen con cirugía, no se cura ni con pastillas, dieta, vitaminas, ni inyecciones. Con la catarata hay que hacer cirugía. Hay que extraer la catarata e implantar en su lugar un lente intraocular, porque la función del cristalino es la de un lente, es como una mica. Es un lente que nos ayuda a enfocar bien, y cuando ese lente se opaca, pues lo que hay que hacer es reemplazarlo. Quitamos la catarata e implantamos en su lugar un lente intraocular”.

El doctor reconoce que es una cirugía costosa, pero hoy en día se han abatido los costos. “Es mucho más barata que otras cirugías que puedan existir a nivel corporal, pero sí es una de las mejores cirugías que mejores resultados ofrece, porque los pacientes recuperan la visión después de ver bastante borroso, o algunos, incluso, que están prácticamente ciegos, cuando son operados y se les implanta un lente, es fabuloso ver la satisfacción que tiene el paciente de regresar a tener una visión casi normal”.

Existen más cataratas de las que se operan

Cantero Vergara afirma que en México se realizan entre 150 mil a 180 mil cirugías de catarata cada año, lo cual es un número bajo con la cantidad de prevalencia de este padecimiento. “En realidad, andamos atrasados en ese sentido, porque se producen más cataratas que las que se operan. Entonces, pareciera que nos ha ganado, en ese sentido”.

En la SMO y las instituciones que forman oftalmólogos, se pretende formar oftalmólogos que sean expertos en este tipo de procedimientos para después llevarlo a la población en general. “La primera parte de esta problemática es que los pacientes ya los tenemos. Ahora vamos a generar el recurso humano especializado para resolver ese problema, ya después, todo recaerá en tener los recursos necesarios, que por lo regular sí los hay. Entonces, si logramos tener buenos cirujanos oftalmólogos con recursos, de seguro abatiremos este número de cirugías de catarata”.

Pero el doctor reitera: “Esto no se va a desaparecer, porque es un problema de la edad; nuestra población está envejeciendo y esto incrementa el número de cataratas. Mientras el ser humano exista, habrán cataratas, porque es algo que nos va a pasar a todos, solo hay que vivir lo suficiente”.

Esfuerzo conjunto para lograr una buena salud visual

La mejor manera de concientizar a la población, dice el especialista, es generar campañas para que la población sepa que estas enfermedades existen y que, además, son curables. “Recordemos que entre el 80 y 90% de estos padecimientos son prevenibles y curables. Muchos de ellos no se atienden porque la población no lo sabe. Por tanto, es necesario reforzar esa parte. Yo creo que si se hace un esfuerzo conjunto entre información a la población y capacitación a los médicos, creo que podemos abatir el problema de ceguera en México”.

El doctor añade. “Yo le digo a mis pacientes: ‘yo lo quiero ver una vez al año’. Si lo veo una vez al año, sé que todo está bien. Si lo veo dos veces al año, es que precisa de un. Pero si lo veo cada mes, significa que el problema que padece es grave. Si no lo veo en tres años, hay dos posibilidades, o está muy bien, o cambió de oftalmólogo”.

Para concluir la entrevista, Cantero Vergara resalta: “Recordemos que los problemas visuales que ocasionan ceguera existen. Empero, entre 80-90% de esos padecimientos pueden ser prevenibles, tratables y muchas veces curables. Por último, tenemos que acudir con un profesional de la salud especializado en el ojo, es decir, con un oftalmólogo para revisarse una vez al año. Con eso, habremos ganado mucho. Esas tres cosas nos ayudarán para que exista una buena salud visual en la población mexicana”.

RECUADRO 1

Recomendaciones para tener una buena salud visual

  • Acuda con el oftalmólogo una vez al año.
  • Si usted padece diabetes o hipertensión, acuda con su oftalmólogo dos veces al año.
  • Descanse la vista de las pantallas por intervalos a lo largo del día.
  • Siga la regla «20-20-20», que es mirar a 20 metros de distancia, cada 20 minutos, durante 20 segundos.
  • Utilice lentes con la graduación óptica correcta .
  • Ajuste el brillo y el contraste de las pantallas de sus dispositivos.
  • Coloque la pantalla de la computadora de tal modo que sus ojos miren ligeramente hacia abajo y no de forma directa al frente o hacia arriba.
  • Proteja sus ojos del sol, incluso en invierno y en días nublados.
  • Lleve una alimentación balanceada.
  • Mantenga una presión arterial baja.
  • Cambie de manera periódica su maquillaje.

Fuente: Dr. Marco Antonio Cantero Vergara, 2021.

Jorge Arturo Castillo

Jorge Arturo Castillo es socio director Editorial CM, tiene una licenciatura en Ciencias de la Comunicación y una maestría en Relaciones Internacionales, ambas por la UNAM, donde es profesor desde hace casi 30 años. Dirige varios medios de comunicación impresos y digitales, como Mundo Farma y O&G Magazine y cuenta con más de 18 años de experiencia en la industria farmacéutica. Su correo es: jcastillo@mundofarma.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba