ColumnasIndustrias de la SaludSector salud
Tendencia

En salud, las mujeres como cabeza de playa

En las industrias de la salud

Columna ACROM

Solo 25% de las mujeres hemos tenido la oportunidad de desempeñar posiciones de dirección y liderazgo, por lo cual es indispensable pensar en acciones concretas e inmediatas para abrir la puerta a puestos de trabajo de liderazgo.

Karen Hahn

La pandemia por Covid-19 que recorre el mundo desde finales de 2019 ha evidenciado el rol de las mujeres en las industrias de la salud. Las mujeres representamos el 70% de la fuerza laboral mundial de la salud, pero en rubros muy específicos, como es la enfermería, llegamos a tener una presencia de 90 por ciento.

Sin embargo, la otra cara de la moneda es que solo 25% de las mujeres hemos tenido la oportunidad de desempeñar posiciones de dirección y liderazgo, por lo cual es indispensable pensar en acciones concretas e inmediatas para abrir la puerta a esas posiciones.

Y es que no solo tiene que ver con cerrar brechas de desigualdad, sino también con la construcción de sistemas de salud más fuertes y con una mayor resiliencia, sobre todo ahora en tiempos pandémicos.

Cerrar la brecha de liderazgo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro de Equidad de Género de la Red Mundial del Personal de Salud publicaron un informe muy interesante que llamaron: “Cerrar la brecha de liderazgo: equidad de género y liderazgo en la fuerza laboral mundial de la salud y el cuidado”.

Dicho documento analiza las repercusiones de la poca presencia de las mujeres en posiciones de liderazgo en las industrias de la salud. El análisis parte del reporte: “Impartido por mujeres, dirigido por hombres: un análisis de género y equidad de la fuerza laboral social y sanitaria mundial”, el cual advierte que las brechas de liderazgo entre hombres y mujeres solo podrán reducirse mediante acciones políticas que abarquen “las barreras sistémicas”.

Por su parte, la OMS pone sobre la mesa el siguiente dato: solo 23% de las delegaciones nacionales de la Asamblea Mundial de la Salud en 2020 estuvieron encabezadas por mujeres.

Escasas oportunidades para mujeres en las industrias de la salud

En este contexto, las escasas oportunidades que tenemos las mujeres para ingresar a posiciones de liderazgo pueden aumentar cuando entran otros factores en el juego, como las siguientes: raza, etnia, casta, orientación sexual, identidad de género, religión y discapacidad.

No podemos dejar de hacer mención que a las mujeres nos resulta más difícil acceder a la formación académica que impulsaría nuestra carrera, sobre todo por el costo, el tiempo y la ubicación de los lugares de capacitación, que no suelen estar tan accesibles a los centros de trabajo (aunque esto ha cambiado un poco por las opciones a distancia que impuso la pandemia).

Un grupo mayoritariamente femenino, como el de las enfermeras, el cual se estima que representa alrededor del 50% de todos los trabajadores de la salud en todo el mundo, están notablemente subrepresentadas en puestos de liderazgo en las industrias de la salud, tanto a nivel nacional como foráneo.

A tiempo parcial, puertas abiertas

Otro elemento que opera en contra de favorecer a las mujeres en posiciones de liderazgo, es el hecho de que las féminas tenemos más probabilidades que los hombres de trabajar a medio tiempo, por lo cual con frecuencia se nos considera menos elegibles para puestos de dirección.

Con el fin de subsanar lo anterior, el informe mencionado propone un marco de acción basado en cuatro ejes de acción:

  • Es urgente y prioritario tener a esta asunto en la agenda.
  • Construir una base para la igualdad.
  • Abundar en las normas y estereotipos sociales.
  • Externar los sistemas y la cultura en el lugar de trabajo
  • Permitir que las mujeres obtengan logros.

Por otro lado, estos ejes de acción contemplan, a su vez:

  • Involucrar a niñas y jóvenes en educación STEM.
  • Garantizar la vieja demanda de igualdad de remuneración entre hombres y mujeres por el mismo trabajo y
  • Aumentar la visibilidad pública de las mujeres en la toma de decisiones.

Recordemos que el término STEM es el acrónimo de los términos en inglés Science, Technology, Engineering and Mathematics (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). Como sabemos, es un área que se ha ido desarrollando, ya que los egresados de estos campos tienen alta demanda en el mercado laboral. En la Unión Americana ha registrado un crecimiento del 17% según el Departamento de Comercio de esa nación.

En suma, la implementación de programas de inclusión y equidad de género dentro de las industrias de la salud y atención es un asunto urgente y prioritario que debemos tener en la agenda, donde además todos los actores de este sector económico debemos participar.

No es un asunto menor, porque las mujeres somos un factor esencial para la consolidación de sistemas de salud integrales y capaces de responder a las necesidades de salud de todas las poblaciones.

Karen Hahn

*Karen Hahn es directora de Global Program Management at DOCS/ ICON Clinical Research y es socia suplente para Toma de Decisiones en ACROM. Su correo electrónico es: karen.hahn@mundofarma.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba