Home » Entrevistas » «Formamos un excelente equipo y siempre tratamos a la gente con respeto»
"Puedo decir con mucho orgullo que hicimos un gran equipo, en verdad, fue muy grato. Éramos 22 personas que recorríamos tres veces la República Mexicana a la semana. Teníamos camionetas en Tijuana y Cancún": Bertha Arellano.

«Formamos un excelente equipo y siempre tratamos a la gente con respeto»

Perfil-Es

Entrevista a Bertha Arellano, socia directora de MD Logística

“Es agradable trabajar en un lugar donde te ven como una persona importante, eso lo apliqué cuando tuve la oportunidad de tratar con gente, eso es algo que me llena mucho, porque siempre traté a todos con mucho respeto": Bertha Arellano.

En las venas de MD Logística corre la vena transportista. Son tres generaciones que se dedican a esta profesión. El padre de Bertha Arellano, socia fundadora de la empresa, era transportista y le inyectó el gusto a su nieto, quien ahora dirige la operación de la empresa.

Jorge Arturo Castillo

Fotos: Adrián García Velázquez

Mi papá tenía camionetas y se dedicaba al transporte. Con la actual Dirección General de MD, ya somos tres generaciones que nos hemos dedicado al negocio del autotransporte, por lo cual podemos decir que es algo que llevamos en el ADN”, relata en entrevista con Mundo Farma, Bertha Arellano, socia fundadora de MD Logística.

MD Logística inició como empresa, con otro nombre, hace 19 años, cuando doña Bertha se asoció con Adrián Cuadros. “De forma adicional, hicimos algunas otras sociedades, como con algunos empresarios de Pachuca, Hidalgo, y pronto, teníamos una flotilla de alrededor de 20 camionetas”.

Fueron dos años de prueba, pero al final lo logramos

“Lo que vino después me hace sentir muy orgullosa, porque logramos que una gran empresa del sector alimentario nos diera la oportunidad de ser su transportista. Fueron dos años de prueba, fue un periodo muy estresante, pero el día que nos llamaron para firmar nuestro contrato fue muy emocionante”, expresa.

Doña Bertha aclara que el trabajo con la firma de alimentos era muy pesado, “porque manejábamos carga refrigerada y era muy estresante, porque si no le dábamos el manejo adecuado al producto, se podría echar a perder. Pero después de eso, la empresa empezó a ampliar su portafolios de servicios”.

Nos dio el impulso necesario para crecer

Ser proveedor de esta empresa fue muy importante al inicio de MD Logística, porque le dio el impulso necesario para crecer, tomar músculo y desarrollarse en este competido mundo de los transportistas. “A pesar de nuestro tamaño, nos hicimos parte importante de la firma de alimentos”.

En ese periodo, relata, “la firma de alimentos necesitaba que pulverizáramos a toda la República, eran puros productos promocionales y nos invitó a hacerlo. Estábamos encantados por ese tipo de trabajo, porque justo ese era nuestro fuerte; nosotros teníamos todo un equipo y veníamos manejando también a la gente de mi padre, quien ya tenía problemas de salud y estaba retirado”.

Más adelante, la empresa estuvo trabajando uno o dos años para otras empresas, como una de productos químicos: “Cuando entramos al negocio de POP necesitábamos rentar una bodega, más unidades, estar más firmes en el negocio. Teníamos un grupo de personas muy profesionales, que conocían todos los caminos, estábamos muy completos. Ellos manejaban, sabían muy bien las rutas y nunca había ningún problema”.

Y, al final, crecimos…

En esta área de POP, refiere, “empezamos un poco a tientas, pero poco a poco nos fuimos especializando y hacíamos instalaciones. Fue una combinación de hacer y mentalizar a nuestro personal, que ya no iban a ir a ‘tirar’ (hacer las entregas), sino que ahora llegaríamos exhibir, por lo cual hubo que capacitarlos en todo lo que constituía entrar a un autoservicio, que no es tan fácil como uno podría pensar”.

Llegó un momento, recuerda doña Bertha, en el cual “ya no cabíamos por el tamaño de nuestras operaciones. Teníamos dos bodegas en Ticomán, como de 200 y 300 m2, pero necesitábamos una bodega mucho más grande. Gracias a todo el ánimo que traíamos nos fuimos a Tultitlán, Estado de México, a una bodega de 1,000 m2, y fue algo completamente diferente”.

«Fue muy emocionante cuando nos llamaron para firmar el contrato con la empresa alimentaria».

Recorríamos tres veces la República Mexicana a la semana

La empresa tenía entonces a un grupo de instaladores. “Yo veía a un grupo fuerte. Empezamos a meter la política de que no había prisa por llegar a ‘tirar’ y regresar. Ahora todos iban a llegar al destino a un hotel, con viáticos pagados para alimentos y puedo decir con mucho orgullo que hicimos un gran equipo, en verdad, fue muy grato. Éramos 22 personas que recorríamos tres veces la República Mexicana a la semana. Teníamos camionetas desde Tijuana hasta Cancún”.

A la par, añade doña Bertha, “delegué la tarea de controlar y dirigir a ese grupo de más de 20 personas para que camináramos bien y cuidáramos a nuestro personal de tanta delincuencia. En aquel tiempo empezamos a subir nuestro nivel de trabajo, aprendimos a entregar como lo solicitaban los grandes clientes y a exhibir; para entonces ya estábamos con algunas empresas del área química-farmacéutica y cosmética”.

Y sintetiza: “Creo que entendimos muy bien cómo trabajar en equipo y estructurar los procesos, para ese entonces ya era una persona madura, por lo cual cuando los chicos me veían a mí, ‘se cuadraban’ y me trataban muy bien. Entonces hicimos un gran equipo”.

Por política, no permitíamos viajar en carretera de noche

Doña Bertha explica: “Yo me ocupaba de que todo estuviera en su lugar: cuidaba que se tirara la basura, que se lavaran las camionetas y que estuvieran en perfecto estado, porque yo vengo de muchos años de empresas donde me enseñaron que la unidad siempre estar en magnífico estado y bien cuidada, por lo cual me metí mucho en eso. Por lo regular, a las 18:00 horas le hablábamos a todos los chicos para que ya se metieran al hotel y no corrieran riesgos en los lugares donde se encontraban”.

En todos los años de trabajo, recuerda doña Bertha, “solo una vez tuvimos un asunto delicado, en Tamaulipas… Por política, no les permitíamos salir o viajar en carretera de noche, lo cual nos dio un buen resultado. Nunca ocupamos un seguro fuerte para las camionetas y eso que llegamos a tener 20 unidades propias”.

Hicimos un excelente equipo

Doña Bertha reitera: “Hicimos un excelente equipo y estábamos muy encaminados. El negocio, como yo lo veía, era subir la mercancía, por lo cual yo estaba enfocada hacia la carga y me ocupaba de todo el tema de la logística de los viajes al interior del país. Todas las tardes se cargaba y se cuadraba la camioneta. Mis hijos se ocupaban de ver el asunto de los pagos, las cuentas por cobrar, los gastos, todo el tema administrativo”.

Doña Bertha comparte que ahora que MD Logística empezó a operar en Chihuahua, ella prefirió hacerse a un lado y ya no continuar. “Es un trabajo muy estresante. Sigo muy enterada de todo, porque me siguen pidiendo mi opinión y consejos, pero nada más por ahora”.

Ahora que MD Logística se ha especializado en la parte de distribución de productos quirúrgicos en la industria farmacéutica, opina doña Bertha: “Yo creo que está excelente, porque es un trabajo más profesional, más de detalle, un trabajo fino de logística”.

Siempre traté a todos con mucho respeto

Y continúa: “Tenemos mucha experiencia en el trato humano, relaciones personales y sabemos cómo comportarnos en otros lados del país. Por eso cuando salió el proyecto de ir a Chihuahua, me entusiasmé. Sin embargo, al principio fue difícil adaptarse, pero ahora todo fluye muy bien”.

Para concluir la entrevista, doña Bertha Arellano externa: “Es agradable trabajar en un lugar donde te ven como una persona importante, eso lo apliqué cuando tuve la oportunidad de tratar con gente y es algo que me llena mucho, porque siempre traté a todos con mucho respeto. Creo que esos fueron los mayores elementos que pude aportar a la compañía: formar un excelente equipo y tratar a la gente con respeto”.

«Tenemos mucha experiencia en el trato humano, relaciones personales y sabemos cómo comportarnos en otros lados del país».

Escrito por Jorge Arturo Castillo

Jorge Arturo Castillo
Jorge Arturo Castillo es socio director de Comunicación CM, tiene una licenciatura en Ciencias de la Comunicación y una maestría en Relaciones Internacionales, ambas por la UNAM. Dirige varios medios de comunicación impresos y digitales, como Mundo Farma y cuenta con más de 18 años de experiencia en la industria farmacéutica.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada..Los campos marcados son obligatorios *

*