Home » Columnas » Además soy empresario en Bolsa
Carlos Ponce nos lleva de la mano, de manera paulatina, para perder el miedo de invertir en bolsa y aumentar la cultura financiera en nuestro país.

Además soy empresario en Bolsa

Invertir en bolsa no es una apuesta o un juego, es la posibilidad de ser dueño proporcional de una empresa exitosa. Claro que todas las compañías pueden tener malos resultados dentro del ciclo económico, sin embargo, las que cotizan en bolsa han demostrado capacidades de permanencia y rentabilidad superior al promedio.

 

Carlos Ponce nos lleva de la mano, de manera paulatina, para perder el miedo de invertir en bolsa y aumentar la cultura financiera en nuestro país.

 

Bertha Herrerías

 

Además soy empresario en la Bolsade Editorial LID, nos da una luz en el camino a pesar de la desaceleración en el consumo, de la incertidumbre por los cambios que se avecinan por las renegociaciones del TLCAN, las próximas elecciones federales, los altos precios y bajos salarios etcétera. A pesar de todo ello, hay buenas noticias para este principio de año, en el cual los especialistas en economía y finanzas nos auguran tiempos difíciles.

Podemos empezar a construir un patrimonio con el cual a largo plazo podremos vivir tranquilamente obtener una jubilación temprana, tener un negocio propio o  asegurar la educación de los hijos. No se necesitan grandes cantidades de dinero para comenzar, con 500 pesos se puede iniciar a través de fondos de inversión y, ya más adelante, con un pequeño ahorro se puede entrar de lleno a participar en el mercado de valores.

El libro Además soy empresario en Bolsa, de Carlos Ponce, nos ofrece las pautas para invertir en la bolsa de manera responsable, lo que nos llevará a que con paciencia, disciplina y conocimiento adecuado podamos implementar un modelo orientado a disminuir los riesgos.

En México tenemos un gran desconocimiento de temas bursátiles y muy poca cultura del ahorro. Datos de 2011 a 2016 indican que en nuestro país existen más de 80 millones de cuentas de bancos y que el número de contratos en casas de bolsa es apenas de 234 mil, a diferencia de los Estados Unidos en donde el 60% de su Población Económicamente Activa invierte en bolsa.

La lista de Forbes de las personas más ricas del mundo está conformada, como lo demuestra el autor, por empresarios cuyos patrimonios crecieron con inversiones, una visión que comparten todos aquellos que deciden participar en el mercado accionario con un enfoque de “dueño de empresa”. Entre sus virtudes están: vislumbrar la oportunidad de negocio, conocimiento y paciencia. Empezar por un cambio de mentalidad, a este respecto, en este inicio de año puede ser un buen punto de arranque.

Invertir en bolsa no es una apuesta o un juego, es la posibilidad de ser dueño proporcional de una empresa exitosa. Claro que todas las compañías pueden tener malos resultados dentro del ciclo económico, sin embargo, las que cotizan en bolsa han demostrado capacidades de permanencia y rentabilidad superior al promedio.

No debemos de olvidar, a decir de Ponce, si se opta por entrar al mercado de valores se debe de hacer con la asesoría  de un especialista, porque si no se les consulta puede ser sumamente peligroso. Hace la similitud entre la actividad de un médico y la de un asesor de inversiones. Los primeros proveen bienestar físico y mental y los asesores deben proveer bienestar (estabilidad) económica y financiera.

En la sección II de esta edición se incluyen nueve premisas para invertir en bolsa, que ayudarán a los lectores –inversionistas- a encontrar la relación entre una serie de conceptos y variables que le servirán para entender asuntos generales de la inversión bursátil para participar en ella con el menor riesgo posible:

  1. Ciclos. las alzas y bajas son normales y también necesarias. ¿cómo saber en qué fase está el mercado.
  2. El mercado es ineficiente. Las coyunturas se explican por cuatro factores: fundamental, estructural, psicológico y técnico.
  3. La inversión no es una ciencia exacta. Para su éxito se necesitan: capacidades básicas, sentido común y temperamento (disciplina y paciencia).
  4. No es el mismo riesgo para todos.
  5. Las cuatro fases del riesgo bursátil. 1)  La definición de la proporción para invertir en Bolsa. 2) La selección de emisoras que integran un portafolio. 3) La diversificación de emisoras (número y proporción) 4)  Identificar el momento adecuado para participar (o dejar de participar).
  6. Perfil y estilo del inversionista. El perfil determina el estilo, 1) institucional (dueño de empresa, a mayor plazo o 2) especulador (trader) de corto plazo.
  7. Nuestro estilo debe de ser: ¡pensar como accionista! Es decir como dueño proporcional de una empresa.
  8. La clave: identificar empresas extraordinarias a valor atractivo.
  9. Toda propuesta de inversión debe de estar acompañada de resultados.

Este libro de reciente publicación es el tercero del autor editado por LID Editorial Mexicana. Hoy en día Carlos Ponce es director general adjunto de Análisis y Estrategia Bursátil del Grupo Financiero BX+. Las regalías de Además soy empresario en Bolsa serán donadas en su totalidad a los proyectos de la Fundación Kaluz.

Es un libro indispensable para iniciar el 2018.

Escrito por Bertha Herrerías

Bertha Herrerías
Bertha Herrerías es directora de Comunicación en LID Editorial Empresarial. Es egresada de la carrera de Ciencias de la Comunicación por la Universidad Iberoamericana.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada..Los campos marcados son obligatorios *

*