Home » Columnas » ¿Qué podíamos esperar del Covid-19 en un país enfermo y desigual como México?*
México, a diferencia de Francia y España, donde también ha habido muchos muertos (aunque menos de 30 mil en cada una de esas naciones), no tienen el nivel de prevalencia de enfermedades que tiene nuestro país, como diabetes, hipertensión, enfermedad cardiovascular, tabaquismo, sobrepeso y obesidad, entre otras, las cuales no surgieron por generación espontánea en este año y medio de gobierno de la 4T.

¿Qué podíamos esperar del Covid-19 en un país enfermo y desigual como México?*

Columna Merca 2.0

Hay un punto donde “el rockstar de la salud” tiene razón y no lo podemos perder de vista: México, a diferencia de Francia y España, donde también ha habido muchos muertos (aunque menos de 30 mil en cada una de esas naciones), no tienen el nivel de prevalencia de enfermedades que tiene nuestro país, como diabetes, hipertensión, enfermedad cardiovascular, tabaquismo, sobrepeso y obesidad, entre otras, las cuales no surgieron por generación espontánea en este año y medio de gobierno de la 4T. 

Jorge Arturo Castillo

Cuando uno tiene una columna en medios de comunicación, como éste que ahora está leyendo usted, estimado lector, tiene uno una gran responsabilidad, y por tanto, no se puede andar de alarmista. Sin embargo, con la actual pandemia en México es difícil conservar la calma y seguir ecuánime… Y es que hasta el cierre de esta columna ya iban más de 31 mil muertos en México y la calculadora no para de sumar.

Como sabemos, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, vocero de la pandemia de Covid-19, ha estado en el centro de la noticia desde que el virus llegó a México a finales de febrero, y aunque no le quitamos un ápice a su indudable carisma y calidad como vocero, pues casi siempre empatiza con sus públicos e informa de frente, la verdad es que sus pronósticos se han quedado la mar de cortos.

Hay un punto donde “el rockstar de la salud” tiene razón y no lo podemos perder de vista: México, a diferencia de Francia y España, donde también ha habido muchos muertos (aunque menos de 30 mil en cada una de esas naciones), no tienen el nivel de prevalencia de enfermedades que tiene nuestro país, como diabetes, hipertensión, enfermedad cardiovascular, tabaquismo, sobrepeso y obesidad, entre otras, las cuales no surgieron por generación espontánea en este año y medio de gobierno de la 4T. 

Todo por una mala alimentación durante 40 años o más

Ese conjunto de enfermedades, como ha repetido hasta el cansancio el subsecretario de Salud en sus conferencias vespertinas (en la famosa “telenovela de las siete”), se han generado por una mala alimentación fomentada en las seis administraciones previas, es decir, durante al menos 40 años. Es una alimentación basada en alimentos ricos en sodio, azúcares, grasa, todos ellos de alto poder calórico. Todo ello sin abundar en la gran desigualdad que existe en este país, que es otro tema que abordaremos en otra columna.

Aunado a lo anterior, sobrevino un cambio en el estilo de vida, el cual ha favorecido el sedentarismo, con lo cual se ha dado una explosión sin precedentes de sobrepeso y obesidad. Y, como diría el clásico, “nadie hace nada”. Lo peor es que cada vez que ha habido iniciativas para cambiar este modelo, los cabilderos de estas grandes empresas que todos traemos en la mente (como Coca-Cola, Sabritas, Bimbo y Barcel, entre otras más), han logrado echar reversa, salvo uno o dos pequeños triunfos de la sociedad civil, como el impuesto a las bebidas azucaradas de enero de 2014.

En suma, mientras en Europa ha habido muchos muertos por el Covid-19, sobre todo en el rubro etario de más de 60 (de la tercera edad), que es uno de los factores de riesgo para esta enfermedad, en nuestro país ha habido muchos más muertos de menor edad por la epidemia de diabetes, hipertensión y obesidad.

La tasa de letalidad por Covid-19 es la misma que la prevalencia de diabetes en México

De hecho, el conocido doctor Armando Barriguete, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMSZ) y director fundador de la Clínica Ángeles de Trastornos de la Conducta Alimentaria, declaró la semana pasada en una entrevista que no es casualidad que la tasa de letalidad en México, de poco más de 12%, sea la misma, que la prevalencia de diabetes en el país. Totalmente de acuerdo.

El mismo médico decía que nunca como ahora había visto a un buen número de sus pacientes en verdad preocupados por su enfermedad, la diabetes. Así que parafraseando a este doctor, “si algo bueno ha dejado esta pandemia es que muchos se hagan conscientes y responsables de su enfermedad”…

¿Cómo va el tema del desarrollo de una vacuna para Covid-19?

A decir del doctor Fernando Fon, director médico y de Asuntos Regulatorios de la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF), la investigación y desarrollo biofarmacéutico son actividades clave para atender y solucionar la pandemia que causa la enfermedad Covid-19, por lo cual se han creado alianzas globales sin precedentes entre los sectores público y privado, la academia y organizaciones civiles, “quienes trabajan contra reloj para que un desarrollo, que en situaciones normales tomaría 15 años, se pueda llevar a cabo, en el escenario más optimista, entre 12 y 18 meses”.

Sobre la parte regulatoria, argumentó a quien esto escribe, que no será un impedimento para que la vacuna llegue a tiempo a la población en México, puesto que, a diferencia de la Food & Drug Administration (FDA) de Estados Unidos, no cuenta con aprobaciones de emergencia, por lo cual, una hipotética nueva vacuna, tendría que seguir el mismo proceso que siguen todas las innovaciones farmacéuticas en México, a las cuales, por lo regular, les toma 13 meses, ni más ni menos…

Una ventana de oportunidad

Sin embargo, esta contingencia por Covid-19, puntualizó, abre una ventana de oportunidad para revisar los procesos regulatorios que permiten que ésta, y otras nuevas opciones terapéuticas, lleguen con mayor celeridad a los mexicanos.

La principal motivación de las compañías farma para encontrar rápidamente una vacuna para Covid-19 es, desde su punto de vista, un fuerte sentido de responsabilidad. “La industria biofarmacéutica es muy consciente de la enorme responsabilidad que tenemos para con los pacientes y la sociedad para participar en niveles de colaboración sin precedentes y encontrar una solución a Covid-19. Estamos listos para aportar a esta asociación nuestro conocimiento y experiencia únicos en el descubrimiento y desarrollo de medicamentos y vacunas, así como nuestra experiencia en el desarrollo de capacidades de fabricación y redes de distribución”, declaró Fon. Enhorabuena.

El botiquín

La visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Washington D.C. “para agradecerle a Trump”, me recordó el viejo chiste de la hiena y su forma de vida, aquel donde el famoso Pepito el de los cuentos le pregunta a la maestra ¿de qué se ríe la hiena si lleva tan mala vida? De igual forma, ¿qué tiene México que agradecerle a un presidente tan deleznable como Trump? ¿a qué va a ver a un presidente-candidato a cuatro meses de su elección de noviembre?

*Esta columna salió publicada en el portal Merca 2.0 el martes 07 de julio de 2020.

Escrito por Jorge Arturo Castillo

Jorge Arturo Castillo
Jorge Arturo Castillo es socio director de Comunicación CM, tiene una licenciatura en Ciencias de la Comunicación y una maestría en Relaciones Internacionales, ambas por la UNAM. Dirige varios medios de comunicación impresos y digitales, como Mundo Farma y cuenta con más de 18 años de experiencia en la industria farmacéutica.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada..Los campos marcados son obligatorios *

*