Home » Columnas » «Gracias por el tip»…
"Gracias por el tip", una gran lección de humildad.

«Gracias por el tip»…

Columna Analogías

“Gracias por el tip”,  éstas fueron la palabras que Jack Nicklaus le dijo a un niño de aproximadamente 10 años, cuando en pleno torneo de golf, antes de realizar su pot el pequeño le dijo: “ Tírala firme”, Nicklaus lo hizo así y salvó el par, tomó la bola, la autografió y se la dio al niño.

Es director general de Dale Carnegie México.

César Solares

No es de extrañarse que ésta sea una de las razones por la que miles de personas siguen a Nicklaus dentro y fuera de un campo de golf, la capacidad de ser humilde, de aprender de los demás sin importar de quien venga, es una de las virtudes que debe de tener un líder. Ser humilde atrae, ser soberbio aleja.

Michael Gerber, una de las máximas autoridades a nivel mundial en el aspecto de competitividad, productividad y liderazgo empresarial, hace mención en su libro The E-Myth, que en su experiencia, los ejecutivos más exitosos dentro de las empresas, no son aquellos que poseen mucho conocimiento relacionado a lo que hacen, sino aquellos que por su insaciable necesidad de aprender más, siguen creciendo

Aquellos que poseen un profundo conocimiento de lo que hacen y piensan que siempre tienen la última palabra al respecto, por lo general se la pasan defendiendo su punto de vista y no están abiertos al cambio; por el contrario, los que poseen ese conocimiento y están dispuestos a aprender, aceptan las ideas de los demás, crecen y ejercen un liderazgo inspirador que mueve a las personas … que atrae.

Nunca voy a olvidar esa frase que leí por primera vez cuando recibí la especialidad para dictar un Diplomado de Dirección y Gerencia. La frase es: “La gente apoya aquel mundo que ayudaron a crear”.

Muchos directivos y gerentes, hacen exactamente lo contrario: las ideas son sólo de ellos, no atribuyen el más mínimo reconocimiento a la labor de los demás, la gloria la quieren para ellos, no para los demás. Si tan sólo supieran que ese liderazgo propicia solo el cumplimiento y no el compromiso. Una persona comprometida, un equipo comprometido y una empresa comprometida son más productivas que aquellas que no lo son.

Se necesita humildad para aprender. Alguna vez me hicieron ver lo que era tener  “la sabia humildad del mar”. El mar es sabio porque se encuentra por debajo de todos los ríos, en consecuencia, estos hacen cauce en él, por eso el mar es inmenso.

Seamos humildes, aprendamos de los demás sin importar de quién venga, hagamos nuestras las palabras de Nicklaus a ese niño, y cuando la ocasión lo amerite, reconozcamos a los demás diciendo: “Gracias por el tip”, de esta manera obtendremos ese liderazgo que inspira …. que atrae.

Se necesita humildad para aprender. Alguna vez me hicieron ver lo que era tener  “la sabia humildad del mar”.

Cualquier comentario con respecto a esta columna, por favor diríjalo a:

cesar_solares@dale-carnegie.com

Escrito por admin

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada..Los campos marcados son obligatorios *

*