ColumnasIndustrias de la SaludTecnología
Tendencia

¿Puede México convertirse en un gran centro de investigación clínica?

Que venga la inversión millonaria en dólares

Columna ACROM

  • Desde hace al menos tres lustros, las industrias de la salud, como la farmacéutica, biofarmacéutica y de dispositivo médicos que opera en México han dicho que nuestro país tiene todo para convertirse en un gran centro de la investigación clínica en América Latina.
  • Nuestro país tiene todo para crecer en esta industria de investigación clínica, como la infraestructura médica existente, el recurso humano especializado, grandes instituciones de salud, el acceso a pacientes y el perfil genético de nuestra población.

Karen Hahn*

No es un sueño guajiro, sino la pura realidad. México tiene todas las condiciones para convertirse en un gran centro de investigación clínica, que atraería inversiones millonarias de todo el mundo. Nuestro país cuenta con recurso humano especializado, infraestructura médica, grandes instituciones de salud, como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el acceso a pacientes a gran escala, el perfil genético de nuestra población, y claro está, la prevalencia de enfermedades cardio metabólicas.

Así es, nuestro país podría convertirse en un gran centro de investigación clínica a nivel mundial, sin embargo, es necesario mejorar los procesos de aprobación sanitaria por parte de la autoridad necesaria para incrementar la competitividad y atractivo del país, sobre todo ahora que existe un gran rezago en trámites de registros que viene arrastrando la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), desde hace dos años tres meses.

La investigación clínica es una actividad de alta especialidad, que aunado a beneficios como inversión económica y generación de empleos, también sirve a las empresas patrocinadoras -como farmacéuticas, biofarmacéuticas y de dispositivos médicos- para hacer los ajustes necesarios a sus investigaciones.

La pequeña gran diferencia genética

Cabe recordar que los protocolos de investigación se realizan en todo el mundo porque no es lo mismo estudiar a europeos, africanos, estadounidenses, asiáticos o latinoamericanos, pues siempre hay una diferencia mínima, de alrededor del 0,01% en los genes, según los especialistas en genética. Ese pequeño margen es muy importante, por ejemplo, a la hora de diseñar un medicamento antes de lanzarlo al mercado.

De esta manera, la investigación clínica es una actividad económica de alto valor agregado, la cual se traduce en una serie de beneficios, como la salud de las personas, el fortalecimiento del sistema de salud y una inversión privada millonaria en investigación, la cual se traduce en una importante derrama económica.

En este contexto, las empresas que participan en el desarrollo de los protocolos, mejor conocidas como CROs (Clinical Research Organization), tienen la capacidad de atraer inversiones, transferir conocimiento e incorporar tecnología de punta.

Mejorar y agilizar los procesos de aprobación sanitaria

Pero, insisto, es necesario mejorar y agilizar los procesos de aprobación sanitaria, así como otros factores que incrementen la competitividad del país, dado que esta actividad de investigación clínica podría tener una inversión acumulada superior a los 2,000 millones de dólares, en los próximos tres años, de aquí a 2024, a decir de la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF).

También hará que optimizar las condiciones para realizar investigación clínica, incluidas las autoridades fiscales y sanitarias. Hoy en día son seis las áreas terapéuticas que ocupan la mayor parte de la investigación clínica en México:

  • Enfermedades autoinmunes.
  • Oncología.
  • Metabólico-endocrinología.
  • Cardiovascular.
  • Enfermedades infecciosas y
  • Neurociencias.

Tiempo promedio de espera, 255 días

Es importante subrayar que nuestro país se encuentra en el lugar 29 a nivel mundial en esta actividad de investigación clínica, con 226 estudios. El primer lugar lo tiene nuestro país vecino del norte, Estados Unidos, con 4,599 estudios.

El tiempo de autorización de los protocolos de investigación clínica en México es de alrededor de 255 días, que son más de ocho meses, por lo cual, en caso de reducir sustancialmente este periodo de espera, se podría mejorar la competitividad del país y atraer la inversión.

Grandes retos

En suma, los retos en México en investigación clínica son los siguientes:

  • Simplificar y digitalizar los procesos,
  • Incrementar la participación de instituciones públicas; y
  • Buscar canales de vinculación de triple hélice (gobierno- academia- industria).

RECUADRO

Ventajas de México para ser un gran centro de investigación clínica:

  1. El tamaño demográfico de nuestro país, que permite el reclutamiento de pacientes a gran escala.
  2. El perfil genético de nuestra población, con un perfil epidemiológico diverso.
  3. La prevalencia de enfermedades cardio metabólicas y crónico-degenerativas, como el cáncer, diabetes y obesidad.
  4. Grandes instituciones de salud, como el IMSS, con diversas opciones para hacer investigación.
  5. Costos competitivos y un sólido ecosistema de CROs.
  6. Una infraestructura hospitalaria adecuada.
  7. Un ecosistema sólido de investigación.
  8. Un cuerpo de investigadores de alto perfil.
  9. Un sector farmacéutico robusto.
  10. Una industria farmacéutica altamente exportadora.

*Karen Hahn es directora de Global Program Management at DOCS/ ICON Clinical Research y es socia suplente para Toma de Decisiones en ACROM.

Karen Hahn

*Karen Hahn es directora de Global Program Management at DOCS/ ICON Clinical Research y es socia suplente para Toma de Decisiones en ACROM. Su correo electrónico es: karen.hahn@mundofarma.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba