ColumnasIndustrias de la SaludSector salud
Tendencia

Influenza, Covid-19, Ómicron

Todo es prevención de riesgos

Columna FH en Red

En las crisis sociales brota instantáneamente la solidaridad y surge la heroicidad del hombre y la mujer común – integrantes de la sociedad civil. Las crisis epidemiológicas refrendan su cariz en el Siglo XXI; hay desarrollada experiencia y tecnología médica  para no salir desgarrados como humanidad.

Carlos Vargas Hernández

En las grandes crisis los valores como la moral, la honestidad y la solidaridad invaden los corazones de algunos seres humanos en su deseo de ayudar a los demás; no obstante, también llegan los antihumanos acompañados de sus intereses personales.

Las grandes crisis son oportunidad de que germine la responsabilidad empresarial, personal, ciudadana, social y gubernamental. Notas redimidas de un escrito acerca de la pandemia de la influenza en el año 2009 siguen vigentes en este 2022.

Numerosos seres humanos, hombres y mujeres, van a lo mismo, buscando un mejor mundo en el cual vivir, con bienestar, tratando de ser buenas personas y personas buenas, de esta manera van escudriñando concordancias que fortalezcan nuestra “responsabilidad personal, ciudadana, social, empresarial y gubernamental”.

Un momento de inflexión

Aquí compartimos algunas notas escritas por nosotros en el año 2009 producto de lectura de monografías, artículos y editoriales en diversos medios de comunicación, sobre este «abrasador” tema de la «pandemia» que en aquel año fue la “influenza” y que siguen tan vigentes, como lo son las pandemias generadas a partir de finales del 2019 a este naciente e incierto 2022.

La intención de esta colaboración es advertir cómo conceptuamos estos acontecimientos 100% epidemiológicos 13 años después (2022), en una trama pandémica, como ahora lo son la Covid-19, Ómicron, en un contexto económico, político, social y de salud mundial muy desigual.

Estas notas y en ese alejado 2009 las auxiliamos con referencias a una obra literaria de gran crónica denominada La Peste del escritor Alberto Camus, la cual representa un momento de inflexión.


Covid-19 tomó a la humanidad con los dedos en la puerta

Las notas referidas están relacionadas con este mundo del cual realmente no estamos ciertos de: “Si lo estamos construyendo o más bien destruyendo” por ignorancia, negligencia, insensata irresponsabilidad o ineptitud, así como también ¿cuál es el rol como individuos y como sociedad civil que tenemos que jugar para contribuir a dar respiro a la Tierra y a sus habitantes? Especialmente a partir de estos acontecimientos en materia de salud, que, sin ser novedosos para la humanidad en su existencia, no dejan de presentarse de golpe y porrazo, en un contexto gubernamental populista que prevalece en varios países. Ante tal situación crece la urgente necesidad de arraigar una cultura de prevención y administración de riesgos en las familias, las empresas, la sociedad en general y con reclamo y exigencia a los gobernantes.

Eso que llamamos consciencia y conciencia

Lo expuesto en el párrafo anterior no exime de responsabilidad a los ciudadanos en general, menos a científicos, así como a los expertos en riesgos de salud y geopolíticos, y de manera prioritaria a los gobernantes en dichos temas de riesgo.

Hay una frase que anotamos hace algunos años, tomada de un evento en las Filipinas que resume a la medida estas notas, invocando a nuestra capacidad como seres pensantes de reconocer la realidad circundante y de relacionarnos con ella, así como el conocimiento inmediato o espontáneo que tenemos de nosotros mismos, de nuestros actos y reflexiones inherentes a lo que llamamos consciencia y sin duda, también a la conciencia en su contexto o significado ético y moral ante nuestra responsabilidad por nuestro paso en este planeta.(ver imagen).

La peste, del escritor francés Albert Camus

La Peste nos narra la historia de trabajadores médicos en la búsqueda de solidaridad en su trabajo, mientras la ciudad Argelina de Orán es barrida por una plaga; en ella se preguntan una serie de cuestiones concernientes a la naturaleza y el destino de la condición humana como metáforas tanto de los dilemas interiores como de la ética y política, mismas que abarcan la totalidad de la experiencia de los seres humanos y de vivir vidas humanas “que, como entidades mortales, hay una serie de acontecimientos biológicamente, como lo son las pandemias, las cuales son comunes a la mayoría de los seres humanos y la manera en cómo reaccionamos o hacemos frente a estos acontecimientos”.

“Los personajes en la obra La Peste van desde médicos a vacacionistas y fugitivos, todos ayudan a mostrar los efectos de la plaga en una población”. (“Interpretación del libro La Peste, de Albert Camus”) Obra fundamental de la literatura del siglo XX, publicada en 1947, considerada un clásico del existencialismo, a pesar del rechazo de Camus a esta etiqueta.

La Peste, termina con una advertencia

La ciudad finalmente se recupera de la epidemia y los sobrevivientes se lanzan a festejar. Pero el doctor Rieux (un personaje importante de la obra), sabe que «esta alegría esta siempre amenazada». El bacilo de la peste permanece agazapado. «Quizá llegara un día en que, por el malestar y la enseñanza de los hombres, la peste despertará sus ratas y las enviara a morir en una ciudad feliz”.

La peste en los medios de comunicación


En la prensa en el 2009 encontramos dos expresiones que en ese año llamaron nuestra atención:

“En cuestiones de salud es más peligroso ser inconsciente que ser hipocondriaco», Guadalupe Loaeza ((Todos los nombres…Reforma 30/04/09); y es ésta la recurrente inconsciencia, la cual hemos visto reflejada en gobernantes y ciudadanos de una manera que no comprendemos, misma que ninguna persona o autoridad se puede dar el permiso de cultivar.  

“La influenza y nosotros”: Jose Woldenberg (Reforma 30/04/09), escribe acerca del espectáculo de los comentaristas; “El experto exprés”, “El escéptico”, “El sagaz opositor”, “El tira netas”, “El acólito de la autoridad”, “El pescador monotemático”, “El erudito” … y dice “Son voces elocuentes y en conjunto producen una melodía desafinada pero penetrante, estridente e inescapable. Hablan del brote epidémico, sin duda, pero también de los propios comentaristas, de sus roles, de cómo se ven a sí mismos y de cómo quieren ser vistos por los demás y ello no tiene gracia»…

Con base en lo anterior, dichos roles y actitudes los encontramos en nuestras familias, oficinas, en cada uno de nosotros. Desde nuestro punto de vista lo importante, con estas deliberaciones, es ver cómo de manera individual o colectiva, podemos sacar provecho de estos acontecimientos; sumar como sociedad, ante estas crisis tener un solo rol, el del ciudadano responsable y comprometido, y de esta manera multiplicar las posibilidades de desarrollarnos como una sociedad sana.

Los indiscutibles héroes en las crisis

La Peste, del Nobel de Literatura Albert Camus, usa el marco atemporal de una crisis social para defender la solidaridad y la heroicidad del hombre y la mujer común – integrantes de la sociedad civil-. Ese hombre y esa mujer son y serán los verdaderos héroes ante estas epidemias, pandemias, sindemias, mismas que posiblemente  no podremos evitar, pero sí podremos como humanidad prevenir los sucesos de riesgo, y de suceder, saber que deberá hacer cada uno en su rol dentro de la sociedad civil, y como gobernantes, con cuáles y cuántos recursos contar y qué acciones tomar.

Una última reflexión de La Peste

En la obra La Peste, de Camus: cuestionado por los miembros de la Comisión Sanitaria, “¿está seguro de que se trata de peste?”, la respuesta del doctor Rieux es tan incisiva como filosófica: “No es una cuestión de vocabulario, es una cuestión de tiempo”.

La gran lección de Alberto Camus: 

«Hombres y mujeres mezquinos se encuentren atrapados en su propia soledad y fragilidad; pero la solidaridad, el deseo de ayudar a los demás, se convierte en una forma de redención»

Al final las reflexiones se conjuntan en un propósito, todos van a lo mismo, ser buenas personas y personas buenas que buscan un mundo mejor donde vivir y entregar mejores cuentas  a los más importantes acreedores, nuestros descendientes.

Nota: si estás de acuerdo comparte esta colaboración y recuerda que ahora prevalece el Omicron, no bajemos la guardia y sigamos con el #QuédateEnCasa y por favor #UsaCubrebocas.

Carlos Vargas

Carlos Vargas Hernández es reclutador digital, consultor, coach, gestor de asociaciones profesionales, articulista, escritor, mentor y conferencista. Es colaborador de diversos medios, como Merca 2.0. Su correo es: carlos.vargas@mundofarma.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba