Columnas

El amor o estima por alguien no es sinónimo de inmunidad*

Columna El Financiero

Se supone que en México habrá este mes de diciembre al menos 250 mil dosis, con lo que se podrán vacunar a 125 mil médicos y enfermeras que están en la primera línea de batalla frente al Covid-19. Esperemos se cumpla este propósito.

Jorge Arturo Castillo

Vaya semana convulsa que hemos tenido en términos de salud. Reino Unido se convirtió el pasado 02 de diciembre en el primer país del mundo en aprobar la vacuna contra el coronavirus de Pfizer/BioNTech, con lo cual aparece la luz al final del túnel en el camino para la vacunación masiva, lo cual ha dado muchas esperanzas para el 2021. Se anunció que la vacunación en este país europeo iniciaría este lunes 07 de diciembre.

Pero no todo son buenas noticias, pues Pfizer anunció esta misma semana que recortaría a la mitad la producción y distribución del número de dosis de su vacuna contra el Covid-19, en lo que queda de 2020. Sin dar mayores detalles, la farmacéutica argumentó problemas con la cadena de suministro, que en otras palabras podría traducirse como que no cuenta con todo el material suficiente para la fabricación, como las sales o principios activos. Veremos.

De inicio, en 2020 la farmacéutica de la pastilla azul distribuiría 100 millones de su vacuna autorizada contra el Covid-19, pero ahora solo producirá 50 millones antes de que acabe el año. A pesar de lo anterior, Pfizer mantiene sus proyecciones de producir más de 1,000 millones de dosis durante 2021.

Recordemos que el principal desafío de esta vacuna en todo el mundo es que se necesita aplicar dos dosis y es necesario conservarla en cadena de frío, en ultrarrefrigeradores, a una temperatura de entre -70 y -80 grados centígrados, lo cual no solo es nada sencillo, sino que es un costo adicional al del producto mismo.

Entre lo que son peras y manzanas, ya empezó el jaloneo por la vacuna de Pfizer por parte del Reino Unido y Estados Unidos, como se había previsto. Se supone que en México habrá este mes de diciembre al menos 250 mil dosis, con lo que se podrán vacunar a 125 mil médicos y enfermeras que están en la primera línea de batalla frente al Covid-19. Esperemos se cumpla este propósito.

La industria farmacéutica clama “piso parejo”

Por otro lado, la oficina de Naciones Unidas a la que el gobierno de México le encargó la compra masiva de medicamentos de 2021 a 2024, mejor conocida como UNOPS, publicó las bases de licitación pública internacional mediante la cual se adjudicarán 1,007 claves de medicamentos, de diversos grupos terapéuticos, como los siguientes: oncología, neurología, endocrinología, cardiología, ginecología, neumología, gastroenterología y hematología.

Está previsto que el próximo 11 de diciembre, UNOPS publique las bases para la adquisición de 601 claves de material de curación, lo que se convertirá en la segunda fase de esta licitación internacional.

Ante ello, las alertas están prendidas por parte de la industria farmacéutica, pues como se ha advertido en esta columna, nadie está garantizando la calidad de los medicamentos que entrarán a México el próximo año, además de que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ya está lista con su “ponesellos” para ir autorizando todo lo que vaya llegando sin mayor trámite en tan solo cinco días.

La industria farmacéutica en México, a pesar de que en teoría puede participar en dicha licitación internacional, no ha visto con buenos ojos los que está ocurriendo, pues a ellos se les pone todo tipo de trabas para autorizarles trámites que llevan un caudal de tiempo, además de que la Cofepris ha encontrado la forma de cerrarles plantas a la menor provocación, como también hemos señalado en este espacio.

“No hay piso parejo”, clama el sector. “¿Cómo se garantiza el piso parejo si la autoridad sanitaria nacional, Cofepris, indica que otorgará registros de cinco días para extranjeros y de 180 días para nacionales?”, indica la Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos (Amelaf), que dirige Juan de Villafranca.

La CDMX, en “semáforo naranja al límite”

El pasado viernes 04 de diciembre el presidente Andrés Manuel López Obrador, en su tradicional conferencia mañanera, leyó una carta en la cual pidió a la población, en especial a la de la Ciudad de México (CDMX), actuar con responsabilidad durante las fiestas decembrinas y propuso no salir a las calles, a menos que sea necesario, además de evitar reuniones para disminuir la probabilidad de contagios de coronavirus Covid-19.

El mandatario se refirió especialmente a evitar reuniones con familiares y amigos que no vivan en la misma casa por las festividades como Navidad, Año Nuevo o Día de Reyes y llamó a tomar conciencia sobre la actual emergencia sanitaria. Sin embargo, muchos analistas leyeron este mensaje como una petición a la jefa de gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum, para que no se pusiera a la CDMX en semáforo rojo, para lo cual habría ofrecido aumentar el número de camas disponibles, dado el aumento en el número de contagios y hospitalizaciones.

Tan solo unas horas después de la lectura de dicha carta, “la sugerencia” del primer mandatario tuvo efecto, pues Sheinbaum anunció que la CDMX continuará en “semáforo naranja al límite”, por lo cual anunció nuevas medidas para evitar contagios y llamó a los ciudadanos a tratar de contener la pandemia “entre todos”.

Cabe recordar que en las últimas semanas la CDMX tuvo un crecimiento muy importante en la ocupación hospitalaria. Hasta el viernes 04 había en los nosocomios de la capital 3,917 hospitalizadas, de las cuales 3,019 eran generales y 898 intubadas.

Sala de Urgencias

El mismo López Obrador comentó ayer en su conferencia que “debemos cuidarnos nosotros mismos”, lo cual es totalmente cierto, porque nadie más lo hará por nosotros, menos el gobierno, así que a cuidarse al máximo. Evite salir, si le es posible, y si no, use correctamente el cubre nariz y boca, mantenga la sana distancia, y en especial, no organice ni vaya a reuniones, porque los amigos y familiares, también pueden ser fuente de contagios. Recuerde que el amor o estima por alguien no es sinónimo de inmunidad.

*Esta columna de Jorge Arturo Castillo se publicó en El Financiero el lunes 07 de diciembre de 2020.

Jorge Arturo Castillo

Jorge Arturo Castillo es socio director Editorial CM, tiene una licenciatura en Ciencias de la Comunicación y una maestría en Relaciones Internacionales, ambas por la UNAM, donde es profesor desde hace casi 30 años. Dirige varios medios de comunicación impresos y digitales, como Mundo Farma y O&G Magazine y cuenta con más de 18 años de experiencia en la industria farmacéutica. Su correo es: jcastillo@mundofarma.com.mx

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba