Home » Columnas » ¿De verdad se cancela la compra consolidada a farmacéuticas?
La industria farmacéutica nacional, que no las ha tenido todas consigo en este gobierno de la 4T, podría sufrir un golpe mortal si la compra consolidada 2021 se realiza fuera del país.

¿De verdad se cancela la compra consolidada a farmacéuticas?

Carta Editorial

El presidente López Obrador ordenó adquirir todos los medicamentos del sector salud para el periodo 2021 a laboratorios en el extranjero, porque aquí ‘son corruptos’.

Jorge Arturo Castillo

A la lista cada vez mayor de errores de este gobierno, autodenominado de la 4T, ahora se suma la decisión de hacer las compras de medicamentos e insumos médicos para 2021 en el exterior.

Con esta decisión, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) está haciendo a un lado a las farmacéuticas nacionales y, con ayuda de «dos agencias de la ONU», se busca hacer compras consolidadas de medicamentos en el extranjero, concretamente en China y en India, con todos los riesgos para la salud que ello conlleva.

La decisión no llega sola ni surgió por generación espontánea. Desde prácticamente el inicio de este gobierno, en diciembre de 2018, la industria farmacéutica instalada en el país ha ido sufriendo un golpe tras otro, que ha ocasionado, entre otras cosas, el desabasto de medicamentos en el sector salud que todos los días escuchamos en los medios.

Se desmanteló el camino andado…

Luego vino el desmantelamiento del llamado Seguro Popular (SP), que había venido construyéndose por más de tres lustros, y que bien o mal, había ido consolidándose, sumando fuerzas y atendiendo a poco más de 53 millones de personas a diciembre de 2019. El 01 de enero de este año, empezó a operar el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), con lo que el SP pasó a mejor vida…

En marzo de 2019 el presidente de México acusó a cuatro mayoristas (Grupo Fármacos Especializados, Distribuidora Internacional de Medicinas y Equipo Médico, Farmacéuticos Maypo y Comercializadora de Productos Institucionales) de acaparar las compras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y anunció que el gobierno pondría orden mediante compras consolidadas, que ya existían, con el fin de evitar la supuesta corrupción.

De acuerdo con los dichos del gobierno, el sector Salud prevé destinar para el siguiente año, 2021, más de 60 mil millones de pesos para la compra de medicamentos en otros países, con lo cual dará al traste a la industria farmacéutica nacional.

«Que entiendan que ya se acabó la corrupción»

En este contexto, el primer mandatario advirtió: «Cuando se regeneren quienes se dedicaban a la venta de los medicamentos, que entiendan que ya se acabó la corrupción, entonces vamos a adquirir los medicamentos en el país”.

Esta misma semana López Obrador se reunió con el gabinete de Salud y con el representante de México en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Juan Ramón de la Fuente, para delinear el convenio con el organismo mundial.

La Secretaría de Salud (SSA) resaltó que la ayuda de la ONU garantizará la compra de buenos medicamentos, incluyendo los que se aplican para el cáncer.

Una industria acostumbrada a los malos tratos

De la Fuente aprovechó para aclarar que México trabajará para esta gran compra con dos agencias internacionales: la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS).

La industria farmacéutica, ya mal acostumbrada a estos malos tratos por parte del gobierno, trata de poner su mejor cara y se manifiesta dispuesta al diálogo, como expresaron a los medios la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma) y las distintas asociaciones del gremio.

Rafael Gual Cosío, director de la Canifarma, evaluó como «una gran contradicción» que el actual gobierno, que ha pugnado por fortalecer la soberanía y el mercado interno, se decante por abastecer el sector de salud pública mediante organismos intergubernamentales.

Veníamos de esquemas de corrupción arraigados

A pesar de lo anterior, como se mencionó antes, la industria farmacéutica se muestra dispuesta a sentarse a conversar con el gobierno y a solucionar todos los problemas del mercado interno de medicamentos. 

Desde este medio hemos reconocido que este ramo económico venía de convivir por muchas décadas con esquemas de corrupción sabidos y consabidos, muy arraigados, que iban desde compras amañandas, pasando por licitaciones a modo, hasta el acuerdo de precios entre ofertantes, entre otras linduras del viejo régimen.

Hemos dicho que si hay corrupción que se denuncie, se sancione y se corrija, pero de ningún modo se puede echar por la borda el trabajo de toda una industria que genera 100 mil empleos directos y 500 mil indirectos, ademas de su impacto en más de 160 sectores industriales.

Pocos países con una industria farmacéutica como la mexicana

Lo que se ha dicho en este contexto, y ante tales declaraciones, es cierto: pocos países tienen una planta productiva como la mexicana, que tiene la capacidad no solo de abastecer al mercado nacional, sino en muchos casos, de exportar.

Esperamos que prive la razón en las autoridades de este país, porque no tendría mucha lógica, sobre todo ante la actual situación de crisis de salud y económica, mejorar la vida de personas de otras latitudes (sobre todo chinos e indios), en vez de la de los mexicanos.

Escrito por Jorge Arturo Castillo

Jorge Arturo Castillo
Jorge Arturo Castillo es socio director de Comunicación CM, tiene una licenciatura en Ciencias de la Comunicación y una maestría en Relaciones Internacionales, ambas por la UNAM. Dirige varios medios de comunicación impresos y digitales, como Mundo Farma y cuenta con más de 18 años de experiencia en la industria farmacéutica.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada..Los campos marcados son obligatorios *

*