Mundofarma

Compromiso irrefutable por la salud: Canifarma

Reportaje

XXX Convención Nacional de la Industria Farmacéutica

En el magno evento se discutió sobre asuntos nodales para cumplir con el derecho a la salud de todos los mexicanos y para resolver los retos que la pandemia por Covid-19 y la reorientación de las políticas relacionadas con el abasto de medicamento han traído al sector farmacéutico en particular y a todos los actores involucrados en la atención de la salud en general.

Rosalba Hernández Vidal

A pesar de la pandemia, la tradición sigue. Los días 22 y 23 de septiembre se llevó a cabo la trigésima Convención Nacional de la Industria Farmacéutica con el título La Política Integral Farmacéutica: Instrumento para enfrentar los retos de Salud derivados de la Covid-19. En ella se reunieron importantes actores del ámbito de la salud para dialogar sobre la situación del país en la coyuntura de la pandemia provocada por el SARS-CoV-2, se trató de un interesante recuento donde los expertos fueron más allá de la narrativa de los hechos y plantearon amplias posibilidades para mejorar las condiciones de acceso a la salud de los mexicanos.

El evento organizado por la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma) se realizó en el marco del 75º aniversario de la organización (fundada en el ya lejano año de 1946) que ejerce la representación institucional de esta industria en México ante las autoridades y que agrupa a 186 empresas dedicadas al desarrollo, fabricación y distribución de medicamentos de uso humano, medicamentos de uso veterinario o dispositivos médicos.

La convención se realizó con base en los lineamientos de distanciamiento social dictados por la nueva normalidad y estuvo integrada por videoconferencias que iniciaron después de los discursos inaugurales que estuvieron a cargo de Miguel Lombera González, presidente de Canifarma; Tatiana Clouthier Carrillo, titular de la Secretaría de Economía (SE) y Francisco Cervantes Díaz, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamín).

75 años comprometidos con la salud de los mexicanos

En sus palabras de bienvenida, Lombera González recordó el contexto en que se fundó la Canifarma en 1943, felicitó a los miembros por la trayectoria de trabajo, celebró los tres cuartos de siglo de compromiso ininterrumpido por la salud de los mexicanos de la confederación y aseguró que la trigésima convención “muestra la relevancia de contar con instrumentos de política y gestión pública que permitan sentar las bases de fortalecimiento de nuestro sector productivo en un contexto complejo e insólito, como ha sido el de la pandemia que vivimos”.

El presidente de la cámara miró a futuro y consideró que la circunstancia de la pandemia obliga a todos los actores del ámbito de la salud a estar preparados para cualquier otra situación de salud que se presente en nuestro país o a nivel global.

Resaltó, además, que el objetivo de la convención radica en el análisis, la discusión y la generación de compromiso de colaboración entre los distintos actores del entorno de la salud para que “nos conduzcan sin duda a incrementar la capacidad que tenemos en conjunto para enfrentar los retos relacionados con la promoción y la preservación de la salud de una manera efectiva”.

La fundamental triple hélice: gobierno, academia e industria farmacéutica

El mensaje de apertura estuvo a cargo de la maestra Clouthier Carrillo, secretaria de Economía, quien hizo un amplio recuento de la situación que la pandemia de la Covid-19 provocó en la humanidad y de las acciones que la administración gubernamental de la que forma parte emprendió para enfrentar la crisis: “Lo que es una realidad es que el sistema de salud se ha ido fortaleciendo y la sociedad en general, pero sobre todo, el sistema de salud ha actuado con rapidez y eficacia en el aprendizaje para atender la situación actual”, aseguró.

Clouthier resaltó que respecto a la política industrial, la presente administración ha tomado la salud como un asunto de relevancia prioritaria estratégica y como algo de seguridad nacional, pues “hoy más que nunca es importante tener mayor coherencia en las políticas públicas por lo que será fundamental la disposición y la capacidad de todos los involucrados para avanzar en los diferentes ámbitos de nuestras competencias para seguir afrontando los retos que tenemos frente a nosotros y sobre todo el reto de salud”.

En su discurso de apertura la secretaria de Economía llamó la atención hacia la estrategia que desarrolla el Consejo de Salubridad General (CSG) para la elaboración de una política farmacéutica nacional en la que participan de manera coordinada la triple hélice: el gobierno, la academia y la industria farmacéutica buscando fortalecer entre otras cosas las capacidades productivas y de servicios.

Concluyó que “solamente trabajando de la mano podremos salir adelante con más velocidad, hoy la pandemia nos ha recordado la importancia de fortalecer la industria farmacéutica nacional como clave no solo para la recuperación económica, sino también para todos los sectores de prevención.”

El abasto de fármacos e insumos para la salud, todo un reto

El mensaje y declaratoria de inauguración de la convención estuvo a cargo de Francisco Cervantes Díaz, quien enfatizó la importancia que la Canifarma ha tenido en sus 75 años de existencia con su transitar por cada cambio de las políticas públicas relacionadas con la salud de los mexicanos.

Consideró que la terrible pandemia de la Covid-19 es el reto de salud más importante en más de 100 años y que, en ese contexto, es muy relevante que como país hagamos un alto para plantear una reflexión conjunta.

Cervantes destacó la importancia de la convención y consideró que “la pregunta fundamental en esta ocasión es la vinculada con el abasto de fármacos de insumos y de instrumentos de la salud en el corto y mediano plazo; en el corto plazo para recuperar los niveles de atención a la salud previos a la pandemia, y en el mediano plazo, para consolidar un mercado transparente de disponibilidad total de medicamentos e insumos a precios accesibles”.

Aseguró que la industria está en disposición de aportar sus experiencias al respecto y a acompañar las directrices de la autoridad para adecuar la provisión y suministros de medicamentos y fármacos en todo el país.

Los trabajos de la Convención Nacional de la Industria Farmacéutica estuvieron divididos en dos mesas, cada una de ellas integrada por tres paneles en los cuales importantes expertos dialogaron. La primera mesa se desarrolló el 23 de septiembre bajo el título: “La política integral farmacéutica en el marco de las políticas públicas”.

Reencausar la experiencia de la respuesta a la pandemia

El primer panel se denominó “El derecho a la Salud en el marco de los cambios en el Sistema Nacional de Salud” y contó con la participación de Oliva López Arellano, secretaria de Salud de la Ciudad de México (CDMX); José Halabe Cherem, presidente de la Academia Nacional de Medicina (ANM); Malaquías López Cervantes, investigador del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de Éctor Jaime Ramírez, diputado federal de la LXV Legislatura. Fue moderada por Celina Rodríguez Cázares y Juan Villareal Hurtado, miembros de la Canifarma.

El diálogo del primer panel partió de la experiencia que los doctores tuvieron como actores directos en la respuesta a la pandemia, y a partir de ella, expusieron innovadoras y atrevidas propuestas para mejorar el acceso de los ciudadanos a los servicios de salud, definir los límites y compromisos y renovar el sistema actual con una estructura más justa que dé respuesta más inmediata a las necesidades de la población.

La participación del diputado Ramírez Cázares puso un interesante énfasis en la necesidad de legislar y orientar las políticas públicas hacia acciones relacionadas con financiamientos y aspectos regulatorios clave para tener la provisión de medicamentos de manera más accesible y rápida.

La encrucijada de las políticas sanitarias y farmacéutica actuales

El segundo panel llamado “La política sanitaria nacional y la política farmacéutica: su relación y contribución” contó con la participación de Lombera González y Patricia Faci Villalobos, quienes, como directivos de la Canifarma, plantearon un marco de referencia que versó sobre la importancia de orientar las acciones de todos los actores relacionados hacia la configuración de políticas públicas que se comprometan de manera sólida con las necesidades y características de la población mexicana.

Los participantes del panel fueron José Ignacio Santos Preciado, secretario del CSG; Ana Lilia González Hidalgo, directora de Industrias Químicas, subsecretaria de Industria y Comercio de la SE; Juan Francisco Millán Soberanes, director general del Consejo de Ética y Transparencia de la Industria Farmacéutica (Cetifarma); Enrique Ruelas Barajas, presidente del Instituto Internacional de Futuros de la Salud; y Germán Fajardo Dolci, director de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Entre las conclusiones de los panelistas se destacó la importancia de plantear una política sanitaria integral basada en la calidad, en la ética y responsabilidad. Además enfatizaron la importancia de responder a la encrucijada actual comprometiéndose con la aplicación práctica de las políticas al ejecutar acciones de impacto positivo para la población al garantizar su acceso a la salud, medicamentos y dispositivos médicos que requieran. 

Hacia la construcción de un diálogo sólido con el Estado

En el tercer panel se discutió el tema “Hacia un modelo de adquisiciones de medicamentos e insumos para la salud que responda a las necesidades y demandas de los mexicanos”. El marco de referencia estuvo a cargo de los licenciados Carlos Villaseñor López y Orlando Aguirre Pérez, directivos de Canifarma.

Los participantes del panel fueron: Rubén Hernández González, presidente de la Asociación Nacional de Distribuidores de Insumos para la Salud (ANDIS); Sergio Martín Esquivel, presidente de la Comisión de Compras de Gobierno de la Concamín y Ángel Sosa Hurtado, de la Comisión de Abasto de la Canifarma.

En la discusión los panelistas disertaron sobre la crisis coyuntural que deriva de las modificaciones gubernamentales en el modelo de adquisición de medicamentos e insumos de la salud, reconocieron todas las complicaciones y limitaciones que los cambios provocaron para la industria pero también analizaron las área de oportunidad que tiene para enfrentar la desconfianza y limitaciones que el gobierno federal ha demostrado en sus nuevas medidas.

Responder con oportunidad a cualquier irrupción en la cadena de suministro

La mesa de trabajo del segundo día de la convención se nombró “Los retos derivados de la Covid-19” y el primero de sus paneles versó sobre el tema de “La disrupción de cadenas de suministro y estrategias para disminuir el riesgo”. Los encargados de la moderación y de plantear el marco de referencia fueron Leticia Olea y Jesús Reyes Guarneros, quienes como directivos de la Canifarma expusieron la importancia de que la industria reaccione con oportunidad a cualquier alteración de la cadena para cumplir con la misión para hacer llegar los insumos de salud a la población.

Los participantes del panel fueron: Sergio Ulloa-Lugo, asesor senior de Albright Stonebridge Group; Roberto Martínez Yllescas, director del Centro de la OCDE en México para América Latina; y Sergio Gómez Lora, representante CCE-Washington.

En general revisaron la situación normativa y operativa de la cadena de suministro de medicamentos y dispositivos para la salud y reflexionaron sobre la necesidad de contar con mecanismos que le permitan a la industria reaccionar a situaciones tan drásticas, como la de la pandemia y configurarse como más resiliente.

Respuesta oportuna a las necesidades de salud por Covid-19

El quinto panel de la convención se centró en la “Revisión de los efectos de la pandemia de la Covid-19 en el sistema de salud y en la atención de otros padecimientos”. Estuvo moderada por dos representantes de la Canifarma: María Eugenia Salinas Montes, integrante Comisión de Derecho a la Salud y Dagoberto Cortés Cervantes, presidente de la Comisión de Asuntos Regulatorios.

Los panelistas de primer nivel fueron: David Kershenobich Stalnikowitz, director del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ); Julio Frenk Mora, rector de la Universidad de Miami; Hortensia Reyes Morales, directora del Centro de Investigación en Sistemas de Salud del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) e Ileana Fleitas Estévez, asesora en Sistemas y Servicios de Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)-Organización Mundial de la Salud (OMS) México.

En la discusión los expertos construyeron un contundente análisis de la reacción que el sistema de salud tuvo ante la emergencia de pandemia, reconocieron las fallas y citaron las acciones necesarias para reorientar la atención para que las personas con padecimientos que suspendieron sus tratamientos a causa de la saturación de los servicios para atender a contagiados del SARS-Cov-2 tengan seguimiento para evitar que las consecuencias sean irreversibles. El reto consiste en que esta atención se brinde sin descuidar la atención a los enfermos de Covid-19 y a la urgente vacunación para tal enfermedad.

El compromiso permanente de atender la salud

La mesa final fue nombrada: “El futuro de la colaboración público-privada: aprendizajes de la crisis Covid-19” y estuvo moderada con los representantes de la Canifarma: Rodrigo Oria y Anaya y Álvaro Ochoa Lorenzini. Participaron como panelistas Celia Alpuche Aranda, directora del Centro de Investigación sobre Enfermedades Infecciosas (CISEI) del INSP; Patrick Devlyn Jr., presidente de la Comisión de Salud del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y Humberto Javier Potes González, fundador y director del Consorcio Mexicano de Hospitales.

Los panelistas respondieron primeramente a la pregunta de si ante la emergencia por la Covid-19 existió una visión compartida entre los sistemas de salud público y privado, reconocieron los retos que implicó la irrupción del virus SARS-Cov-2, enumeraron las acciones positivas que se dieron en la coyuntura, pero sobre todo detallaron las posibilidades de sostener la colaboración entre ambos sectores, con el fin no sólo de reaccionar ante una situación crítica, sino para brindar posibilidades de colaborar en la construcción de la salud de los mexicanos.

Ante los retos, compromiso y talento

Después de dos días de intensos e interesantísimos trabajos en los paneles correspondientes a cada una de las dos mesas de trabajo, la convención fue clausurada en una ceremonia que contó con la participación de Devlyn Jr., presidente de la Comisión de Salud del CCE, y de Lombera González, presidente de Canifarma.

Devlyn manifestó en tal oportunidad completamente orgulloso de las personas que lideran el sector farmacéutico, pues creen en México, contribuyen a su crecimiento y priorizan la salud de los ciudadanos.

Reconoció la importancia de los temas que se abordaron en la convención y que coinciden plenamente con la agenda de salud del consejo y manifestó su optimismo al declarar que “tenemos sumamente claro que muchos de los retos que hoy se viven en el sector pueden ser resueltos con las capacidades que se tienen en nuestro país dentro de la Canifarma”.

Finalmente, Lombera clausuró los trabajos de la XXX Convención y resaltó la importancia de los temas que se abordaron, agradeció la exposición de panelistas, moderadores y participantes en general y resaltó el aprendizaje y los compromisos que derivan del evento y que obligan a acciones a corto y mediano plazo para enfrentar los retos derivados no sólo de la pandemia por la Covid-19, sino por las modificaciones en las políticas públicas para el abasto de medicamentos e insumos para la salud.

El presidente de la Canifarma aprovechó la oportunidad para “reiterar nuestro compromiso de asumir y enfrentar el desafío de los cambios ocurridos en el entorno en que se desenvuelve nuestro sector productivo, sin eludir que nuestra principal función es buscar la maximización de oportunidades y la minimización de los riesgos para las empresas que integran nuestro sector económico” y cerró el evento reiterando la vocación de la cámara de colaborar en la construcción de la salud de los mexicanos al lado de los demás actores involucrados en tan alto objetivo.

Los trabajos se clausuraron en voz de Devlyn, pero quien cerró la transmisión fue Rafael Gual Cosío, director ejecutivo de la cámara, quien agradeció la participación de patrocinadores y convencionistas con la esperanza de que la convención haya sido de utilidad para todos.

Salir de la versión móvil